¿Conoces el deslumbrante formato de la tan conocida factura electronica del Rfc? -2018



Fue el primero de julio de 2017 cuando la versión tres punto tres de la facturación electrónica comenzó funciones, se tenía credulidad de que el reemplazo no tardaría mucho tiempo, no obstante, no fue así, así, el Servicio de Administración Tributaria no tuvo más opción que prolongar este trecho hasta diciembre de 2017, plazo al cual se llegó con mucho rezago, teniendo que establecer el 1 de diciembre de 2018 como nueva fecha para el cumplimiento de semejante requerimiento y esperando que para ese punto se estrecharan las fuentes informativas. Han transcurrido muchos días desde entonces, y algunas personas continuan sin interpretar el porqué del del intercambio. Pero en realidad es muy simple, debido a la forma en que se ha expandido el SAT y como ha puesto las herramientas al alcance de los interesados, las nuevas adicciones al ámbito laboral, lo son también al método tributario en su mayoría, convirtiéndose en contribuyentes formales, así que esto merece más eficacia, y sencillez en los métodos usados por ellos.

200 facturas por segundo son creadas en nuestro país, lo que proviene de las negociaciones entre cuatrocientas contribuyentes y el SAT, estos convenios ocasionan grandes lotes de información la cual tiene que administrarse correctamente para proteger la identidad financiera de los 63 millones de adscritos al Registro Federal de Contribuyentes, cifra que no se mantiene estática pues día a día se agregan nuevos registros. Desde luego, se trata de una buena nueva para Hacienda, ya que esto evidencia el buen trabajo que se está haciendo, y también que la relación con los tributarios se vuelve cada vez más sólida.

Claramente algunos hallan muy enmarañada la nueva práctica de facturación, se trata de un desmesurado procedimiento que implica invertir, capacitar y arriesgarse, no obstante, fue muy duro trabajar con la tecnología para llegar hasta el punto en que los datos fiscales aumentaran su nivel y procedieran de una misma fuente. Aparte, fue necesaria una formación intensa y constante, como el trato con el ámbito empresarial. En relación a los contribuyentes, tuvieron el tiempo necesario para completar Más información su paso de una táctica a otra, ya que, aunque la versión tres punto tres se puso en marcha el primero de julio de 2017, se volvió obligatoria hasta el primer día del año vigente, así pues, un término de seis meses es adecuado para alcanzar un reemplazo gradual y apropiado.

La factura electrónica reciente presenta mejora en el cumplimiento fiscal y control tributario, para ver estas peculiaridades puede consultar las especificaciones técnicas del CFDI tres punto tres divulgadas en el Anexo veinte, aparte de eso puede hojear el catálogo, la estructura y el estándar que se encuentran en el sitio en línea del SAT. En ese lugar se ofrece una herramienta sin costo para producir la factura con las nuevas especificaciones. Para utilizarla se requiere la firma electrónica y certificados de sello digital actuales, los cuales solo se obtienen luego de registrarse en el Registro Federal de Contribuyentes.

A grandes rasgos, los cambios en esta reciente versión incluyen veintidós nuevos campos de datos resaltando la utilización de CFDI, régimen fiscal del emisor, número de registro tributario del destinatario, uso de CFDI para el destinatario, asimismo esta actualización cuenta con diecisiete nuevos catálogos, como: clave en unidades de medida, apartado de correos, y sobre todo clave- producto- servicio. por lo tanto ahora se tendrá que decidir de entre más 50 mil códigos la clave del producto. También se agregaron cuarenta y seis reglas, entre ellas el RFC del receptor registrado; franja horaria basada en el C.P. del emisor; régimen fiscal del emisor. La norma para validar el RFC, funciona confirmando por medio de PAC, si el rfc del receptor se halla en la base de datos del Servicio de Administración Tributaria, y si no se encuentra el registro, la factura no es timbrada, así se tiene mayor posibilidad de eliminar o bien prevenir prácticas indebidas y mejorar la relación del contribuyente con la autoridad tributaria. Ya que comúnmente se alteran los egresos, con la idea de eludir impuestos, mas se tendrá más comprobación sobre esto, constatando antes de emitir alguna factura, que verdaderamente el contribuyente existe y esté oportunamente dado de alta.

Pese a que el canje a esta nueva versión implica mucho trabajo, la verdad es que se trata de un buen intercambio, puesto que es una táctica más segura a final de cuentas, la adaptación y el progreso van de la mano y todo aquel que necesite salir adelante, lo hará a la par del desarrollo de la economía y sus modos de regulación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *